Monday, January 02, 2006

Lo que NO es la autolesión

Llamar la atención

Mucha gente suele pensar que la autolesión es un método para llamar la atención. Esta es una de las ideas más erradas, y también a la que más le tememos los autolesionadores.

¿Si quisiésemos simplemente llamar la atención llegaríamos a algo tan extremo como hacernos daño?. Si un autolesionador quisiera llamar la atención no escondería sus marcas, no vestiría mangas largas en verano, disfrutaría bañarse en una piscina o en la playa, no buscaría excusas a sus cicatrices ni desviaría el tema, tampoco se escondería a cortarse. Es más, ni siquiera se cortaría, simplemente amenazaría con hacerlo.

Si el autolesionador hace un llamado de atención, no lo hace concientemente, sino accidentalmente. Pero este llamado no es ése infantil de querer ser el centro de atención, como un niño que se pone a llorar para conseguir lo que quiere. Es una petición inconsciente de ayuda. Hay que recordar que más doloroso que las heridas, es lo que el autolesionador lleva en su interior.


Manipulación

En relación al punto anterior, el autolesionador no busca manipular a quienes lo rodean. La autolesión no es un método de extorsión, en el sentido en que no se hace por obtener algo de otra persona, ya sea atención, compañía, etc.

Una actividad grupal

La autolesión es algo muy personal, y no suele involucrarse a otras personas en ello. Es una exteriorización del dolor interior, cuando éste no puede ser expresado. Si se tiene la confianza necesaria como para cortarse en grupo, ¿por qué entonces no se tiene la confianza para contar lo que se siente?.

Por placer

La autolesión causa un alivio momentáneo, pero no logra hacernos sentir mejor interiormente. No es una actividad que cause placer por si sola, como escuchar música u otras actividades, pues se relaciona con el dolor. Es más bien dolor a cambio de dolor.

Una moda

Autolesionarte no te hace más cool. Cortarse o quemarse no es un equivalente a ocupar una ropa determinada o tener cierto corte de pelo.

Tatuarse, hacerse piercing u otras prácticas

Si bien algunas cosas causan un dolor que puede ser placentero para algunos, no significa que sea autolesión, pues no tiene nada que ver con el sufrimiento o un desórden psicológico. Algunas personas, por ejemplo, sienten placer con las prácticas sadomasoquistas, pero esto no quiere decir que en su interior se sientan mal o que sean infelices.

Un intento fallido de suicidio

Si bien algunas personas que han cometido o han intentado suicidarse pueden presentar una tendencia autolesionadora, no quiere decir que todos los autolesionadores sean suicidas. La autolesión no se relaciona necesariamente con el deseo de morir, a veces es incluso todo lo contrario, un método de supervivencia.




¿Qué es la Autolesión?

La autolesión consiste en hacerse un daño físico cómo método de alivio al sufrimiento psicológico. A veces el dolor psicológico se hace tan dificil de manejar, que se opta por dañar al cuerpo en un intento de controlar la situación. Esto efectivamente alivia, aunque sea por unos minutos. Las sensaciones que se tienen al momento de autolesionarse depende de cada persona y de la situación que se esté viviendo. A veces puede calmarnos, en otras ocasiones despertarnos. O talvez hacernos sentir "reales", muchas veces es mejor sentir dolor a no sentir absolutamente nada.

Yo comencé a quemarme para controlar la rabia, cuando no podía gritar o sentía que podria dañar a otras personas. Cuando entré a la Universidad comencé a cortarme para mantenerme despierta y también para inspirarme y tener mejores ideas. Había ocasiones en las que si no me cortaba, simplemente no podía terminar mis trabajos. Cuando tenía que hacer un trabajo en la U, simplemente no podía, ya estaba acostumbrada a los cortes, entonces tenía que huir a mi casa. Como resultado, obtuve unas calificaciones horribles. Me sentía muy desilusionada porque en el colegio todos los años obtuve el mejor promedio de notas. Tenía miedo de desilusionar a mis papás, y los cortes se pusieron peor. Finalmente entendí mi problema y decidí contarle a ellos lo que me ocurría. Me retiré de la U, y en un año más entraré a estudiar algo diferente.

Los métodos de autolesión varían mucho de persona a persona: cortes, quemaduras, golpes, etc. Así mismo, también varia la profundidad e intensidad de la lesión. Algunos se hacen cortes muy profundas, otros optan por muchos rasguños en la piel, sin embargo, el tamaño de la herida no se relaciona con el dolor psicologico de la persona, es decir, si alguien simplemente se rasguña, no quiere decir que sufra menos que aquel que se corta profundamente.

Es importante que el autolesionador reciba ayuda psicológica o psiquiatrica, pues en algunas ocasiones puede relacionarse con otros tipos de síndromes, tales como Desórdenes de Personalidad, Desordenes de Ansiedad, Desórdenes Compulsivos o Depresión en otros. Nuevamente, esto es relativo, y no significa necesariamente que quien se autolesiona posea automáticamente alguno de éstos desórdenes, por eso se debe acudir a una persona capacitada para determinarlo.

En la década pasada los estudios indicaban que la mayoría de los autolesionadores eran mujeres, pero estudios más recientes indican que los indices de incidencia masculina son similares a los femeninos. La diferencia radica en que los hombres parecen ocultar el problema, mientras que las mujeres buscan apoyo médico, es decir, se obtiene poca información médica y estádistica sobre los hombres, pero esto no quiere decir que no sean propensos a la autolesión, o que ésta sea una cuestión relacionada específicamente con el sexo femenino.

La autolesión suele desarrollarse entre la pre-adolescencia y la adolescencia, algunos pacientes dicen que van perdiendo la necesidad de lastimarse alrededor de los 30 años, pero esto no quiere decir que la enfermedad termine a esa edad para todos, influye el ambiente de la persona y el hecho de que esté en tratamiento o no. Lo más probable es que si una persona no busca ayuda o no decide detenerse personalmente, no se sane automáticamente. Como cualquier enfermedad, necesita de un proceso de recuperación, y lo más importante, de la misma fuerza de voluntad de quien la padece, así como del apoyo de sus familiares y amigos.

La autolesión afecta mucho al lesionador en su ámbito personal. Quien se autolesiona suele mantenerlo en secreto, ocultando sus cicatricez o dando excusas. El mismo hecho de sufrir psicológicamente hace que sea muy dificil relacionarnos con las personas que nos rodean. A veces un lesionador puede mostrarse muy feliz frente a los demás, ocultando su tristeza o vacio, y nadie se entera del dolor que esa persona padece, por eso mismo enterarse de que algún conocido se autolesiona suele ser muy choqueante.

Al final, la autolesión es un problema que va mucho más allá del mismo autolesionador, pues afecta profundamente a quienes lo rodean. De esta manera, la solución no está solo en las manos del lesionador, pues será muy dificil sanarse si no se cuenta con el apoyo de sus personas más cercanas. No solo el autolesionador debe cambiar su modo de vida, también debe hacerlo su familia o sus amigos. Habrá ocasiones en que por el mismo estado mental del autolesionador, éste no podrá ver las cosas objetivamente, y es en esos casos que se necesita la ayuda del que está sano.

Para poder llegar a una solución, el primer paso es la aceptación de que se tiene un problema, no se puede hacer mucho si el autolesionador no quiere curarse. Es un proceso lento, que requiere mucha paciencia y entendimiento por parte del enfermo y de quienes lo rodean, pero es extremadamente necesario.

Archives of pain

A la mayoría de las personas que escuchan el término automutilación se le ponen los pelos de punta. Inmediatamente llegan visiones de sangre y cuerpos desmembrados. Definitivamente es una palabra muy fuerte que puede tener muchas interpretaciones, lamentablemente, equivocadas. Y el problema principal es justamente ese: la falta de información. Un término tan poderoso asusta, la imaginación y los prejuicios se encienden, al final a nadie le queda claro nada.

Porque claro, también están aquellos que al escuchar hablar de la "automutilación" saben perfectamente qué se quiere decir. Y son esos a quienes les llega más fuerte el golpe de la palabra. Somos. No sólo debemos aguantarnos las concepciones erradas que los demás tengan de aquel término, además debemos ocultar cualquier signo que indique que somos los protagonistas principales.

Y es por eso que hoy quiero hacer esto.

Me autolesiono hace ya un buen rato. Hace poco le conté a mi familia. Quiero recuperarme, y para eso necesito el apoyo de quienes me rodean. Debo perder la verguenza y el miedo de contar lo que me pasa, quiero dejar de esconder mis cicatrices. Pero la falta de información que las demás personas tienen sobre esta enfermedad lo hace dificil.

La información que existe a nivel general está muy segmentada. Es un tema tabú que parece "sucederle a los otros, pero a nosotros no". Cuando los medios de comunicación informan sobre el tema, rayan en la morbosidad y en lugar de crear un ambiente abierto a la comunicación entre un autolesionador y quienes lo rodean, terminan estigmatizandolo aún más.

Este espacio apunta directamente a eso. A la información, tanto para el que se autolesiona como para quien conoce a alguien que lo haga.

Dejo en claro que este es un sitio de opiniones e investigación personal, es decir, es parte del proceso que estoy viviendo para intentar sentirme mejor. Escribiré mucho sobre mis vivencias, esto será un ejercicio catártico, y ustedes también podrán hacerlo. En ningún caso lo que escriba deberá verse como una solución al problema, y mucho menos como una apología a la autolesión. A veces estaré totalmente en contra de los cortes, en otras ocasiones quizás estaré feliz de hacerlo, así que repito, esto es personal y no planeo hacer que nadie piense o haga lo mismo que yo. La información que presente estará basada en investigaciones que yo haga, pero el uso que se le dé, depende de tí.

Sin embargo, perfectamente podría hacer esto privadamente, escribir en un diario de vida, leer libros, etc, pero elijo hacerlo público en apoyo de quienes se ven afectados por esta enfermedad. Quiero compartir lo que hago, mis logros y mis caídas, con cualquiera que quiera leerlos, y si tú decides hacer lo mismo, esto está totalmente abierto para tus comentarios, aportes, correciones o lo que quieras.

Sé que no estoy sola en esto, sé que hay muchas personas que están viviendo lo mismo que yo y creo que es mi deber encontrarlas. Espero que esto pueda ser útil para mí y para ustedes.